INFECCIONES VAGINALES

INFECCIONES VAGINALES

El flujo vaginal es una de las quejas más comunes que enfrentan las mujeres a lo largo de su vida. Constituye el primer pedido de solicitudes de pacientes en consultas externas de ginecología. Si bien suele haber una enfermedad subyacente en la queja del flujo vaginal, a veces el flujo normal, que llamamos fisiológico, también puede hacer que las mujeres consulten a un médico. Es decir, no todas las secreciones pueden indicar necesariamente una enfermedad. Durante ciertos períodos del ciclo menstrual, una secreción transparente e inodoro que no causa ninguna molestia es natural y no indica ninguna enfermedad. Estas secreciones se producen bajo la influencia de hormonas y desaparecen por sí solas. No es necesario consultar a un médico para este tipo de flujo.

La cantidad de flujo vaginal no influye en la importancia del flujo. En ocasiones la cantidad de una secreción completamente normal puede ser excesiva y perturbar a la persona. Si el flujo vaginal es de color (amarillo, verde), maloliente, en forma de trozos de queso blanco, y provoca ardor, picazón y malestar durante las relaciones sexuales, existe un factor patógeno subyacente. Si el flujo es sanguinolento y de color caldo, deberíamos pensar en cánceres de órganos femeninos.
El primer factor que nos viene a la mente en el flujo vaginal son los microbios que causan infecciones. En menor medida, se deben considerar los cánceres de útero, cuello uterino y canales ováricos.

Las características del flujo (color, olor y densidad) pueden darnos información aproximada sobre la causa de la enfermedad. Por ejemplo, en la infección por Trichomonas vaginalis, hay una secreción espumosa de color verde grisáceo y una picazón intensa y ardiente, mientras que en la infección por Gardnerella vaginalis, hay un olor fétido (contaminado a pescado) y una secreción de color blanco grisáceo. En las infecciones por hongos, se produce secreción en forma de trozos de queso blanco, ardor intenso y picazón. En cáncer de ovario, secreción color caldo y dolor abdominal bajo, en cáncer de útero, sangrado posmenopáusico o sangrado no menstrual. Pero se revela en su forma. En el cáncer de cuello uterino, hay sangrado o secreción sanguinolenta después del coito, y en las etapas avanzadas de la enfermedad, esta secreción sanguinolenta se vuelve maloliente. En otras palabras, el mal olor en la secreción indica definitivamente una patología.

No todas las secreciones causadas por bacterias y hongos requieren tratamiento por parte de la mujer y su pareja. Por ejemplo, si bien se requiere tratamiento en pareja para la infección por Trichomonas vaginalis, generalmente no se requiere tratamiento en pareja para las infecciones por hongos.

La presencia de dolor en la ingle y fiebre alta junto con secreción genera sospechas de infección en los órganos genitales internos. . Este es un problema de salud que requiere el inicio inmediato de un tratamiento serio. Una vez más, la secreción sanguinolenta y maloliente debería hacernos pensar en el cáncer de cuello uterino. El mal olor aquí se debe a la destrucción de los tejidos. La presencia de dolor abdominal bajo junto con secreción sanguinolenta debe hacernos pensar en cánceres de órganos femeninos y se debe consultar inmediatamente a un médico especialista.

Como se desprende de la información anterior, la secreción es en realidad un síntoma que nos permite para diagnosticar muchas enfermedades. Por este motivo, debemos consultar inmediatamente a un médico y aplicar los tratamientos necesarios en todas las secreciones que no sean blancas, transparentes e inodoros.

Leer: 0